fbpx

Las recientes investigaciones arqueológicas desarrolladas en el Castillo de Onda han permitido documentar nuevas estructuras de la época andalusí.

La zona norte del palacio taifa, delimitada por amplios muros, suma ahora la existencia de un patio andalusí con canales de circulación de agua. Las investigaciones confirman que este patio tuvo una comunicación directa con el palacio a través de una puerta abierta en el muro, como atestigua el vano cegado todavía visible en el muro.

En el lado opuesto del patio, se han documentado otras estancias o parterres, en uno de los cuales se ha localizado un pozo de un metro de diámetro labrado en la propia roca. Este pozo, que apareció totalmente colmatado de sedimentos, sólo ha podido ser excavado parcialmente y por tanto, hasta el momento, se desconoce su función hasta que no se complete la investigación arqueológica.

La concejala de Promoción Económica del Ayuntamiento de Onda, María Baila, ha explicado que «nuestro objetivo es recuperar más patrimonio histórico en el Castillo de Onda y conseguir así, que la fortaleza se convierta en uno de los principales reclamos culturales y turísticos de la Comunidad».

Cabe destacar que las estructuras exhumadas fueron deterioradas debido a los impactos de obuses de la Guerra Civil de 1936-39. Este hecho y las reformas realizadas en la fortaleza durante el siglo XIX han sido la causa de la desconfiguración original de toda la zona y dificulta su interpretación.

Las investigaciones arqueológicas sobre las estructuras descubiertas siguen su curso, así como el análisis de los materiales arqueológicos recuperados.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *